Botón de pausa

Botón de pausa. Ejercicio de atención plena.

Te propongo un sencillo ejercicio de atención plena, yo lo llamo “el botón de pausa“. Se trata de un sencillo ejercicio de mindfulness para ayudarte a ser más consciente. Practicando el ser consciente de tu respiración, te hará ser más consciente de otros aspectos de ti mism@ y de tu vida. Con este ejercicio podrás obtener calma momentánea y desconectar de aquello que te esté causando malestar. Y como todo en la vida, es cuestión de práctica. Cuanto más practiques mayores serán los resultados.

Vivimos inmersos en una sociedad de prisas.Todo tiene que ser “ya”. Vivimos en piloto automático y casi no nos damos cuenta de lo que nos sucede ni de lo que sucede a nuestro alrededor.

¿Te ha pasado alguna vez que vas en el coche y al pasar por un sitio determinado, dices: Ya estoy aquí, cómo he llegado? Ni siquiera te das cuenta de lo que haces. Todo se automatiza. Vives en piloto automático.

Con la práctica del botón de pausa, (y otras prácticas meditativas y espirituales), poco a poco irás siendo más consciente del presente. De lo que vives, de lo que dices, sientes, haces…Permitiéndote disfrutar más de cada momento y sin perderte ni un instante de tu vida. Y abriéndote a la posibilidad de gestionar mejor aquello que no te esté aportando en tu vida.

¿Cómo se hace el botón de pausa?

Es muy sencillo y no necesita aprendizajes previos. Cualquiera puede hacerlo.

Haz una pausa en tu quehacer diario.

Si puedes y quieres cierra los ojos.

Haz varias respiraciones conscientes, profundas y lentas, entre 3 y 5 serán suficientes y si te puedes permitir más, pues mejor.

Toma conciencia de tu cuerpo, tensiones, postura… y sobre todo siente el aire que entra y sale de tu nariz. Siente como todo el aire recorre tu cuerpo, llenándolo de vida y vaciándolo de lo que no necesita.

Observa cómo te encuentras y acéptate.

Nota la calma y bienestar que sientes al realizar este ejercicio.

Al terminar, abre lenta y conscientemente los ojos y vuelve a tu tarea.

No te llevará más de un par de minutos. Repite este ejercicio varias veces al día, cuantas más mejor, y verás como tu conciencia en el día a día mejora. Además te proporcionará calma y bienestar.

Practícalo y ya me contarás. Recuerda, cuanto más lo practiques mejores serán los resultados.

Namaste.




Deja un comentario