Elegir

Puedo elegir. Puedes elegir.

Puedes elegir, solo necesitas ampliar tu consciencia.

Una conversación con mi hermana me hizo el click necesario para comprender porqué no avanzaba en mi camino a la felicidad.

Llevaba tiempo, gracias a la práctica de la meditación y el mindfulness, dándome cuenta de los pensamientos negativos que me llevaban a emociones y comportamientos destructivos. Los veía venir, notaba cómo se iban apoderando de mí, pero no daba el siguiente paso.

Consciente de lo que pasa, pero, ¿que hago?

Estaba ahí atascada en el ser consciente de lo que pasaba, pero no había ningún cambio posterior en mi comportamiento. Empecé a pensar que la meditación no servía para nada, que todas las lecturas, cursos y aprendizajes sobre crecimiento personal y espiritual no tenían ningún sentido. No me estaba valiendo para nada. Algo estaba haciendo mal. No me estaba funcionando.

Una conversación con mi hermana me dio la clave.

Una noche conversando con mi hermana sobre esto me dio la clave que estaba esperando. Me dijo algo que yo estaba harta de leer y escuchar, incluso que yo misma repetía, pero hasta ese momento no había tenido sentido para mí. Hasta ese momento no había sentido retumbar en mí la esencia de lo que mi hermana me dijo. Me faltaba consciencia, que es la clave del cambio. Era consciente de mis emociones y pensamientos. Veía venir la  situación y el desenlace pero de lo que no era consciente era de que yo elegía continuar reaccionando como siempre.

Si eres consciente de lo que está pasando puedes elegir

Elegir

Mi hermana me dijo: Si eres consciente de lo que está pasando puedes elegir actuar como siempre (grito, enfado, pensamiento destructivo…) o puedes elegir actuar diferente. La segunda opción es siempre más difícil, al menos al principio, pues tu cuerpo y tu mente está acostumbrado a ello. Le es más cómodo y las conexiones neuronales están fuertemente enlazadas para ello. El truco está en ser consciente de que puedo elegir y ser fuerte para elegir actuar y pensar diferente. Poco a poco esa nueva forma de actuar y pensar se irá convirtiendo en hábito y el comportamiento anterior irá perdiendo fuerza.

Este era el paso que me estaba perdiendo. Elegir. Tu mente, el ego, están muy cómodo en su zona de confort, pues aquí es donde controlan a tu verdadero ser. Permítete hacer diferente, sentir diferente, pensar diferente, permítete elegirlo. Siempre desde la consciencia de estar presente. Así tu verdadero ser estará a salvo de las manipulaciones de tu ego. No es fácil, pero es posible. Confía y practica.




Deja una respuesta