meditación

Meditación: Mi mente nunca deja de pensar.

Mi mente nunca deja de pensar.

Cada vez que oigo a alguien decir sobre la meditación: «Mi mente nunca deja de pensar» o «A mí eso de meditar no se me da bien. No paro de pensar…» o «Yo no sirvo para meditar, mi cabeza no deja de ir de un pensamiento a otro…» Yo digo ¡¡pues claro!! ¿qué te crees?.

La mente nunca deja de emitir pensamientos. Incluso si ya llevas tiempo practicando la meditación de manera constante, tu mente va a estar con actividad mientras tú estás meditando. Solo con el tiempo y la práctica, unas personas tardan más otras menos, insisto, solo con el tiempo se pueden ir teniendo instantes fugaces donde no hay pensamiento. Y solo con más tiempo esos instantes pueden ir a más…

Beneficios de la meditación.

Pero los beneficios más potentes de la meditación no están en la media hora o 15 minutos que te sientas a estar en silencio, sino en el resto del día. Te vuelves más consciente de tus pensamientos, emociones, acciones y con esto tienes el poder de decidir conscientemente ante tu día a día. Puedes decidir si sigues actuando como siempre o cambiar aquello que no te aporta los resultados y beneficios deseados.

La cuestión no es tener o no pensamientos, sino ir desarrollando la capacidad de observación de esos pensamientos. Sin juzgarlos ni juzgarte por tenerlos. Poco a poco te darás cuenta de que ese entrenamiento en observar los pensamientos durante la meditación da como resultado una mejora y un aumento en tu capacidad para observarlo todo. Mejora tu capacidad para darte cuenta de todo lo que sucede dentro y fuera de ti. Vives tu día con un cambio de actitud, todo se relativiza, vives más feliz.

Y vivir más feliz no significa ausencia de problemas.

Como se suele decir «la vida es un problema con patas», significa que esos problemas se vuelven oportunidades. Oportunidades para aprender, para hacer las cosas diferentes, para mirar de otra forma, para sentir diferente.
Por esto la meditación se convierte en una de las herramientas más útiles y poderosas para tener una vida más plena y feliz.

Así que, medita, no te importe si hay pensamientos.

Medita, no importa si te distraes. No midas el éxito de la meditación por los minutos de silencio sin pensamiento que consigues.

Medita y verás como tu vida se transforma.

Puedes seguir leyendo sobre meditación pinchando aquí.

Namaste.